martes, 6 de junio de 2017

para la chamba pero será para más tarde...





Hola, se suponía que tengo que actualizar mi blogger con una entrada para la chamba pero será para más tarde... por ahora les quiero comentar la indignación (o fue decepción) que sentí cuando escuché extemporáneamente a Paul Stanley, vocalista de la banda Kiss, norteamericana como él mismo la llamó, por favor chequear el enlace: https://youtu.be/eCFx0TX4rxk - Bueno, es una de mis canciones favoritas de la banda sin dudas pero la introducción (discurso de introducción.), y el hecho de referirse a su país de la forma tan pedante (quizás orgullosamente.) como lo hace, realmente me pareció desubicada tanta pedantería.

EE.UU. ha podido ser una luz para el mundo, un soporte para millones de personas necesitadas de dinero: con la plata que han gastado en guerras han podido solucionar la falta de agua en el mundo, por lo menos de un continente. Pero es su dinero y ellos saben cómo lo gastan. Más de una vez hemos escuchado decirles que los odian 
(que el mundo los odia.) : por edificios altos de cristal, por su estilo de vida y lujosas casas, por su libertad y democracia... (Ninguno de estos auto elogios tan verdaderos como ellos creen.), la verdad que se equivocan groseramente. En lo personal no los odio ni a nadie ni a ningún país, sería injusto decir los americanos son así o asa (tendríamos que conocer a todos y cada uno de ellos para poder hacer tal afirmación o condena), tampoco justifico ningún atentado ni ataques de cualquier género, especialmente el terrible ataque a las torres gemelas de 9/11 de 2001 en el cual fallecieron miles de personas inocentes de diferentes países y ciudadanías, y que generó represalias desproporcionadas e invasiones, dicen justificadas por el terrorismo y el miedo que la administración de George W. Bush instaló en la conciencia norteamericana y del resto del mundo no islámicos (lamentablemente llegaron a juzgar a todo el medio oriente o musulmanes como terrorista y enemigos de EE.UU.), represalias desproporcionadas con miles y miles y miles de muertes de personas inocentes en su mayoría civiles y, otros miles más de soldados norteamericanos.

Tengo muchos amigos norteamericanos estadounidenses, a los cuales quiero mucho y quisiera volver a ver pronto o algún día, ojalá no se lleven una mala impresión de lo escrito, también respecto la opinión de los pro americanos, cada quien tiene una opinión pero también una conciencia. La verdad no he querido ofender a nadie ni discriminar a nadie por en donde nació. Tal vez el mayor error del pueblo norteamericano ha sido no ponerse en el lugar del otro (el otro hombre, mujer o niño o anciano, en mi humilde punto de vista.), del otro bando o país o pueblo y, sin querer queriendo ganarse un enemigo y perder un amigo...

Sólo quiero terminar con una reflexión referente a la imagen que tenemos de las personas que admiramos o artistas: y es que también ellos se dejan influenciar por la propaganda política y su propio estilo de vida, sentimientos de nacionalismo y patriotismo insertado en la consciencia desde antes que uno ejerce uso de ella (o uso de razón.), herencia de nuestros antepasados más recientes que también arrastran como una tara social para la nueva generación.



REGD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario